Bob Marley, 30 aniversario de la muerte del Rey del reggae

Este año se cumple el 30 aniversario de la muerte de Bob Marley, la imagen más visible del reggae y una leyenda en el mundo de la música. Puso a Jamaica en el mapa y mostró al mundo otra manera de vivir a través de un movimiento socio-cultural surgido a comienzos de los años 30 en los barrios marginales de Kingston.

Hijo de un jamaicano blanco con familia en Liverpool -una de las ciudades inglesas con mayor tradición futbolística- el joven Bob llevaba en los genes la pasión por ese deporte. Una pasión que no abandonó pese a descubrir su talento musical, convirtiendo el fútbol en su principal hobby y sobre todo en su primer medio para encontrar la libertad.

Bob Marley tuvo que soportar burlas y desprecios por parte de negros jamaiquinos por su condición de mulato(padre blanco y madre negra), sobre todo en su niñez y adolescencia . Pero después Bob se demostró indiferente a esos desaires y decía no avergonzarse de su mezcla racial; aunque él se identificaba simplemente como negro y esa fue la única parte de su herencia racial por la que demostró interés.

En los años 70 Jamaica vivía un empeoramiento de su ya típica violencia política. El Ejército y la Policía de Jamaica tomaron las calles, pero no pudieron contener la violencia entre los dos bandos enfrentados.

Bob Marley era ya un músico consagrado y un auténtico propulsor de la fe . Bob Marley decidió participar en un concierto gratuito en el Parque de los Héroes Nacionales de Kingston, para promover la paz y la reconciliación nacional, y así ayudar a frenar la violencia.
Pero sectores del entonces opositor Partido Laborista de Jamaica criticaron el concierto porque pensaban que estaba parcializado y era un acto de apoyo al 1er Ministro y líder del Partido Nacional del Pueblo. De hecho Michael Manley era el organizador  del evento. Después del anuncio del concierto, el gobierno de Manley convocó elecciones para el día (en un claro intento de sacar provecho político del mismo en plena campaña electoral).

Dos días antes de “Smile Jamaica”, Bob, su esposa Rita, Lewis Griffith y el mánager Don Taylor sufrieron un atentado por pistoleros desconocidos dentro de su casa en  Jamaica; se piensa que el atentado fue una represalia de los sectores políticos que rechazaban el concierto por su supuesto carácter de apoyo al gobierno de Manley.

Bob fue herido por disparos de arma de fuego en el pecho (muy cerca del corazón) y un brazo, su esposa Rita en la cabeza, Lewis Griffith en el estómago y el mánager Don Taylor también fue herido.
Dos días después del atentado, Bob se subió al escenario y cantó. Cuando le preguntaron el porqué, él dijo: «La gente que está tratando de hacer este mundo peor no se toma ni un día libre, ¿cómo podría tomarlo yo? Ilumina la oscuridad». Fue la última presentación de Bob en Jamaica durante los siguientes 18 meses. Temiendo otro atentado, dejó el país para irse a vivir a Londres

Bob Marley intentaba hacerle un hueco al fútbol cuando podía, ya fuera organizando algún partido entre amigos o dando unos toques con el balón horas previas a un concierto. La cuestión era encontrar ese momento idílico, de desconexión, que le llevara a sentirse liberado de todo lo que le rodeaba. En 1977, en una de esas ‘pachangas’, tuvo la mala fortuna de recibir un fuerte pisotón en el pie derecho, lo que le causó una infección grave en el dedo gordo. Los médicos le recomendaron la amputación como medida preventiva a futuros problemas, pero el rey del reggae  se negó rotundamente al no permitírselo la religión rastafari.

Intentó otros tratamientos sin demasiado éxito hasta que tres años la expansión del cáncer que comenzara como un melanoma en su pie y la metástasis producida en sus pulmones y cerebro fueron la causa de su temprana muerte. Murió el 11 de mayo de 1981 con apenas 36 años. Las últimas palabras a su hijo Ziggy Marley fueron "el dinero no puede comprar la vida". Dicen que fue enterrado con los objetos más trascendentales de su vida: su guitarra, un anillo del León de Judah (símbolo etíope), un cogollo de marihuana, el Kebra Nagast (la biblia del movimiento rasta) y, como no, un balón.

Bob Marley moría en un hospital de Miami el 11 de mayo de 1981. Un mes antes, había recibido la Orden del Mérito de Jamaica en reconocimiento a su contribución a la cultura del país. El 21 de mayo de 1981, el Honorable Robert Nesta Marley O. M. recibía un funeral oficial del pueblo de Jamaica. Después del funeral (al que asistió tanto el Primer-Ministro como el líder de la oposición, todo un símbolo de lo que Bob fue como hombre de la cultura y la política de la isla) el cuerpo de Marley fue llevado a su tierra natal, Nine Mile, en el norte de la isla.

El álbum recopilatorio Legend, lanzado en 1984, tres años después de su muerte, es el álbum de reggae más vendido de la historia con 10 discos de platino en los EEUU y 20 millones de copias en todo el mundo.